El Tribunal Supremo ha declarado la nulidad de tres contratos de permuta financiera (swaps).

El Tribunal Supremo en sentencia de fecha 19 de febrero de 2018 declara la nulidad de unos contratos de permuta financiera (swaps), siendo lo transcendental de tal decisión el hecho de que el cliente del banco sea una empresa en vez de un particular.

La sentencia tras resaltar la difícil comprensión y complejidad del contrato litigioso, afirma que el banco no ha acreditado que proporcionará al demandante la información necesaria para que pudiera prestar un consentimiento cabal e informado sobre el producto que iba a contratar, que se salía por completo de la línea de productos comunes que se venían contratando hasta esos momento por la sociedad demandante.

Añade que el banco solo ha probado que ofertó el producto frente a las tendencias alcistas de los tipos de interés, que hubo asesoramiento financiero pero no una información completa y adecuada sobre las características de la operación que concretaba el cliente. Es sentencia abre la posibilidad a que se declare la nulidad de otros productos bancarios complejos contratados por las empresas.