El pasado viernes entró en vigor la derogación del artículo 28 de la Ley Hipotecaria que impedía a los herederos no directos poder vender un bien heredado hasta pasados dos años desde la fecha del fallecimiento.

El artículo establecía que “las inscripciones de fincas o derechos reales adquiridos por herencia o legado, no surtirán efecto en cuanto a tercero hasta transcurridos dos años desde la fecha de la muerte del causante. Exceptúense las inscripciones por título de herencia testada o intestada, mejora o legado a favor de herederos forzosos”.

Así pues, desde el pasado 3 de septiembre desaparece del artículo 28 de la Ley Hipotecaria como parte de la Ley 8/2021 de 2 de junio de reforma de la legislación civil y procesal, que ha entrado en vigor tres meses después de su publicación.

Según señaló el Ejecutivo, a pesar de que este artículo buscaba proteger a los herederos preferentes, dichos supuestos eran “residuales en comparación con el perjuicio que ocasionaba y las situaciones antieconómicas que generaba”.

Con esta derogación los herederos no forzosos ya tienen la libertad de poner a la venta los bienes heredados sin el obstáculo de tener que esperar dos años por si el bien fuera reclamado por un heredero forzoso.

Una modificación que también aporta beneficio a inmobiliarias y bancos desbloqueando el tráfico inmobiliario de estas viviendas en un momento en el que los inmuebles heredados se han disparado como consecuencia de la pandemia.    Nuestros abogados expertos en herencias y derecho inmobiliario pueden acompañarte en el proceso de tramitación de herencia y con la compraventa de tus bienes heredados. Te ofrecemos nuestro asesoramiento sin ningún compromiso