Más de 5.000 empresas presentarán un concurso de acreedores en 2021, un 30% más que el año pasado, según datos de la aseguradora Solunion. Pese a la recuperación paulatina de la actividad a lo largo de este año, la crisis económica del Covid-19 ha provocado un incremento de los concursos de acreedores, especialmente en el sector servicios.

El concurso de acreedores es una herramienta que permite a las empresas, autónomos y personas físicas continuar con su actividad y evitar la quiebra. A continuación respondemos algunas de las preguntas más frecuentes para comprender el procedimiento del concurso de acreedores.

¿Quién puede acogerse al concurso de acreedores?

Cualquier empresa, autónomo o persona física que se encuentre en situación de insolvencia puede acogerse a la Ley Concursal y solicitar de forma voluntaria el concurso de acreedores. Para ello, debe poder demostrarse que la situación de insolvencia es real, actual o inminente, y le impide cumplir con sus obligaciones, tales como el pago de salarios, de impuestos o el pago a proveedores.

¿Qué plazo tiene la empresa para declararse en concurso de acreedores?

La empresa, persona física o jurídica deberá solicitar la declaración de concurso en un plazo máximo de 2 meses desde la fecha en que se hizo oficial su situación de insolvencia.

¿Qué documentos son necesarios para solicitar el concurso?

El deudor deberá acompañar su solicitud de concurso de toda la documentación que sea necesaria para demostrar el estado de insolvencia. Estará obligado a presentar por ley los siguientes documentos:

  • Una memoria de su historia económica y jurídica.
  • Un inventario de los bienes y cargas de su patrimonio.
  • La información relativa a sus acreedores y trabajadores, si los hubiera.

¿Qué ventajas tiene para la empresa declararse en concurso de acreedores?

El procedimiento concursal ofrece distintas ventajas para garantizar la continuidad del negocio o empresa. El patrimonio queda protegido de procedimientos de embargo, por ejemplo, y garantiza que no se puedan iniciar nuevos procedimientos de ejecución. También se paraliza el devengo de intereses derivado de las deudas.

La importancia de un abogado especializado en concurso de acreedores

Para poder declararse en concurso de acreedores, es obligatoria la presencia de un abogado experto en la materia y un procurador, ya que la solicitud del concurso deberá ir firmada por los mismos. En Lidiare contamos con abogados especializados en concurso de acreedores para negociar y reestructurar tu deuda. Consúltanos sin compromiso.